Nietzsche y la derecha atea

Veíamos en otras entradas que el «superhombre» era para Nietzsche aquella figura que, tras la muerte de Dios y la aniquilación de los valores supremos (cristianos) que de Él emanaban, llevaría a cabo la tarea de «trasvalorar todos los valores«, erigiendo un nuevo orden mundial. Para Nietzsche, el tipo de hombre que defendía la moral cristiana era fundamentalmente un hombre decadente, débil, enfermizo. Por ello el superhombre, anclado desde ahora en su ateísmo y su voluntad de poder, tendrá la tarea de impulsar al hombre más allá de sí mismo.

Read More