La falacia por vaguedad (y su relación con los anti-abortistas y los astrólogos)

¿Cuándo se comete la falacia por vaguedad en una argumentación? ¿Y qué tiene que ver con algunos de los argumentos anti-aborto o con los astrólogos?

En breve, la falacia por vaguedad se vale de términos vagos para defender una tesis, negando diferencias que el término vago no precisa pero que deben tomarse en cuenta. Para empezar, ¿qué es un término vago? En términos generales, es un término que expresa un concepto cuyo ámbito de aplicación es impreciso. Por ejemplo, las propiedades que las cosas poseen en diferentes grados (como cansado, frío, pesado, chaparro) y para los cuales no hay una regla lingüística precisa que nos diga en qué cantidad se puede aplicar el término. ¿Cuántos cabellos le tienen que quedar a alguien para que empiece a ser «calvo»? Nadie lo sabe con certeza.

¿Cuándo se comete una falacia por vaguedad?

La falacia por vaguedad se comete cuando nuestro argumento sostiene que las diferencias pequeñas son insignificantes y que por lo tanto es arbitrario establecer límites en una secuencia de eventos o de cosas en donde nos encontremos con ellas. Se comete una falacia porque incluso las diferencias más insignificantes, si se suman, pueden marcar la diferencia y dar lugar a algo de naturaleza distinta. En otras palabras, que la diferencia sea cuestión de grado no implica que en algún momento no se traduzca en una diferencia de naturaleza.

Ejemplo 1: «Estoy a dieta, pero comer algunas galletas de más o de menos no va variar mi peso de forma relevante».

Es cierto que la diferencia de calorías entre comer «algunas» galletas de más o de menos puede ser insignificante, pero, ¿cuántas son «algunas»? ¿Y con cuánta frecuencia se va a usar el mismo argumento? Lo que parece insignificante puede ser, si se suma, ¡una razón literalmente de peso!


La falacia de vaguedad en el argumento anti-aborto

Ejemplo 2: «Como no hay modo de señalar la línea que separe a una persona de un feto, el feto debe considerarse como persona desde su concepción. Sería arbitrario marcar una línea entre extremos de modo que antes no sea persona y ahora sí».

Es un error argumentar que es imposible marcar límites no arbitrarios en el desarrollo del embrión. A pesar de que —como decía Aristóteles— una bellota es una encina «en potencia», obviamente no son la misma cosa, incluso si están vinculados por una secuencia de diferencias insignificantes.

Un niño de cuatro años no tiene derecho al voto por el hecho de que lo vaya a tener cuando sea mayor de edad. ¿Por qué un embrión habría de tener derecho a la vida por el hecho de que llegará a ser una persona con derechos? Esta es una de las preguntas que podrían hacer los pro-aborto para objetar a quienes utilizan el argumento del «embrión-persona» para condenar el aborto.



En este sentido, el término «persona» es tan vago como el de «calvo». No se puede decir de un embrión con pocas semanas de haber sido concebido que «es persona». Hay, como cualquiera puede ver, una diferencia cualitativa importante, a pesar de que ambos extremos estén vinculados por una secuencia de diferencias insignificantes. Por supuesto, este no es el único argumento en contra del aborto, pero sin duda es uno de los más utilizados.

Los astrólogos y sus vaguedades

Por último, existe lo que se conoce como falacia por predicción vaga, algo que cometen con bastante frecuencia los astrólogos y otros seguidores de las pseudociencias.

Ejemplo 3: «Virgo– encontrarás éxito este mes en algún área de tu vida, tal vez en el dinero, en el amor o en algún aspecto familiar o laboral».

Esta es una afirmación que no corre el riesgo de ser falseada por su extrema vaguedad (y la ciencia siempre debe correr ese riesgo). ¡En algo he de tener éxito en el transcurso de un mes! En la Ciudad de México, donde resido, existen pseudo adivinos(as) que constantemente están profetizando el próximo temblor con afirmaciones del tipo «pronto habrá un temblor de alguna magnitud, pero no pasará de un susto». ¿Cuán pronto; de qué magnitud; qué grado de susto? Claro, estos hábiles adivinos realizan sus asombrosas profecías en una zona en donde es muy frecuente que haya temblores de «alguna magnitud».


Fuente: Montserrat Bordes Solanas, Las trampas de Cirse: falacias lógicas y argumentación informal, Ed. Cátedra, Madrid, 2011.



5 thoughts on “La falacia por vaguedad (y su relación con los anti-abortistas y los astrólogos)

  1. David lucio

    Exacto,el publicar o argumentar sin pruebas es la raíz de toda falacia,y de toda la filosofía.Falacia y Filosofía son lo mismo.Las 2 carecen de pruebas.

    • Lucas Bracco

      Gracias por tu comentario, David. Con respecto a tu afirmación según la cual filosofía y falacia son lo mismo porque carecen de pruebas, ¿tienes tú mismo pruebas de lo que estás afirmando? En lo personal, y con todo respeto, me parece una afirmación bastante ingenua y desinformada, no sólo porque la filosofía ofrece innumerables pruebas de todo tipo en sus argumentos, sino porque las falacias no se reducen a la carencia de pruebas (¡hay muchísimos tipos de falacia). Y con respecto a las especulaciones filosóficas que, por su naturaleza, efectivamente no pueden ofrecer pruebas como lo hace la ciencia, te recomiendo el siguiente post: https://www.filosofiayletras.org/por-que-la-ciencia-necesita-de-la-especulacion-filosofica/

      Saludos cordiales!

  2. Luis David

    Me parece un tema interesante, pero el ejemplo del derecho al voto me parece que es una falacia de falsa analogía, el derecho a la vida y al voto pertenecen a la primera generación de derechos humanos y ambos deben de ser respetados, sin embargo el no hacer uso del sufragio no menoscabar la dignidad personal, en cambio el derecho a la vida no puede no ser ejercido, pues en cuanto se deja de ejercer ya no existe el sujeto de derechos.
    Espero su pronta respuesta, me gustaría debatir un poco acerca de ese tema con usted.

    • Lucas Bracco

      Por supuesto que el derecho a la vida es uno de los derechos fundamentales de la persona. La cuestión en disputa es aquí si un embrión de, digamos, 3 semanas, se puede considerar ya como una persona con derechos y obligaciones. El argumento a favor del aborto dice que no, pues un embrión de 3 semanas, aunque eventualmente pueda llegar a convertirse en persona, todavía no tiene las características suficientes y necesarias que no harían tal. De un menor de edad no se puede decir que tiene derecho a votar por el solo hecho de que eventualmente cumplirá la mayoría de edad. De la misma manera, quienes defienden el aborto argumentan que un embrión no tiene derecho a la vida por el solo hecho de que eventualmente llegará a ser una persona con derechos. Aquí la cuestión, cómo puedes ver, es cuándo empieza a ser alguien una persona con derechos. ¿Qué opinas?

  3. JOSE MA GUTIERREZ

    Ese artículo es más falaz que Nicolás Maduro, comete al menos 4 falacias del tamaño del planeta Jupiter (para ponerme a tono de falaz con el articulista :D)
    PRIMERA FALACIA: ERROR DE CATEGORÍA: Lo comete al aplicar el concepto de persona a un feto y a un embrión, para luego afirmar gratuitamente que no son personas; hay un gigante error de categoría en cuanto al término persona aplicado al feto o al no feto, pero en sentido biológico, cuando persona es un concepto político y jurídico, por tanto positivo del hombre y las edades biológicas no son positivas del hombre, SON NATURALES, por tanto es un concepto biológico el que debe dirimir la controversia y el concepto adecuado es SER HUMANO y tan seres humanos son los embriones como los fetos como los adultos Y EN ESO HAY 0 CERO VAGUEDAD, es estrictamente ciencia biológica, contrario a lo que falazmente afirma el articulista, que pretende engañosamente colgarse de la relatividad de la ciencia del derecho, mezclándolo mañosamente con biología.
    SEGUNDA FALACIA: PETICIÓN DE PRINCIPIO PARA POSTERIOR AFIRMACIÓN GRATUITA: el articulante razona: asi como un niño de 4 años es distinto a un adulto y se le niega el voto al niño, entonces por eso se le debe eliminar al feto porque es distinto al adulto.
    ¿por qué? pues porque el articulista lo afirma, asumiendo gratuitamente el principio de que por ser distinto puede ser eliminado. Pero es una falacia y un sin sentido total, sería tanto como decir que el chino y el estadounidense son distintos por tanto vamos a eliminar al chino.
    Evidentemente que por el principio de justicia: Tratar igual a los iguales y desigual a los desiguales, hay que establecer en que dos seres son distintos y en que son iguales, PERO CON LÓGICA, no con peticiones de principio, porque como se verá a continuación hay una falsa analogía.
    TERCERA FALACIA: FALSA ANALOGÍA: : Como ya habiamos dicho el articulista establece una similitud entre:
    niño de 4 años no derecho a voto es igual a feto no derecho a vida
    la pregunta es ¿en relación al voto tienen las mismas características un niño de 4 años y un adulto? evidentemente que no.
    y la otra pregunta ¿en relación unicamente a la vida en general, tienen las mismas características un embrión que un adulto? SI, AMBOS ESTÁN VIVOS.
    Por tanto es una falsa analogía, una analogía más justa sería decir: como un niño de 4 años no puede valerse por si mismo igual que un adulto, este puede ser eliminado:
    CUARTA FALACIA: PREGUNTA FALAZ ¿POR QUÉ TIENE DERECHO A VIVIR UN FETO? Además de falza, arbitraria, de la misma manera nos podriamos preguntar ¿por qué tiene derecho a vivir el articulista? ¿por qué tiene derecho a vivir el autor del post?
    La pregunta sensata sería ¿POR QUÉ NO TENDRÍA DERECHO A VIVIR EL FETO?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.