Henri Bergson, lo virtual y la libertad

El concepto de «virtual» es, en la filosofía de Henri Bergson, uno de las nociones fundamentales de su pensamiento. ¿Qué entendía Bergson por «virtual»? En principio digamos lo que no es: virtual, en la filosofía del filósofo francés, no refiere a lo que hoy en día conocemos como «realidad virtual», es decir, a un entorno de escenas u objetos con apariencia real generado mediante tecnología informática y que crea en el usuario la sensación de estar inmerso en él. No es esto.

Para Bergson podríamos decir que lo virtual es, en pocas palabras, una realidad en espera de hacerse cuerpo. En Materia y memoria, uno de sus libros fundamentales, lo virtual será todo presente conservado en el pasado. Si tenemos que el presente es una acción, ese presente se conservará en una imagen virtual en la memoria, es decir, en un recuerdo. El recuerdo será, por tanto, una virtualidad en la memoria y ésta será un «todo virtual».

¿Por qué dice Bergson entonces que lo virtual es una realidad en espera de hacerse cuerpo? Pongamos un ejemplo: supongamos que queremos hacer un pay de frambuesa y acudimos para ello a Internet en busca de una receta. Compramos los ingredientes, preparamos los utensilios, etc. Supongamos que después de algunos intentos fallidos, el pay finalmente nos queda perfecto. ¡Sabemos ahora cómo hacer un pay de frambuesa! La acción presente de haberlo hecho bien se conserva en imágenes-recuerdo virtuales que estarán en la realidad de nuestra memoria, listas para que recurramos a ellas la próxima vez que queramos hacer otro pay de frambuesa.

El sentido de lo virtual es el mismo que el de la memoria: ofertar a la acción actual diversas imágenes virtuales de situaciones análogas al presente. En otras palabras, ante una situación presente que nos apremia a actuar, lo que hacemos es recurrir a las imágenes virtuales de nuestros recuerdos para tener así un esquema de acción apropiado al actual. De esta manera, lo virtual del recuerdo se actualiza en el nuevo presente, o, en otras palabras, las imágenes virtuales sobre cómo hacer un pay toman cuerpo otra vez. De esta manera, el proceso de lo virtual es el de actualizase.

Lo virtual del recuerdo y la libertad

Las imágenes-virtuales influyen sobre la acción y en gran medida la determinan, aunque también es cierto que son hasta cierto punto impotentes, pues necesitan una «llamada» del presente para actualizarse. Esta «llamada» es del orden de la percepción. Supongamos que de pronto vemos un escorpión en la pared de nuestra habitación. Esta percepción que tenemos del escorpión «llama» a varias imágenes-virtuales de nuestra memoria. ¿Cómo hay que actuar frente a esa situación? ¿Le aviento un zapato? ¿Trato de atraparlo en un frasco de vidrio? ¿Llamo a mi mamá?

Por ello dice Bergson que nuestro cuerpo está como rodeado por una «zona de indeterminación» de acciones virtuales. Nuestra memoria virtual es —dice Bergson— como una «nebulosidad», como un «vaho» que se condensa en el cuerpo, de una forma o de otra, por una exigencia de acción. ¿Qué es lo que obliga a que nuestro cuerpo y nuestra memoria —es decir, que lo actual de la percepción y lo virtual del recuerdo— estén en constante comunicación de ida y vuelta? Respuesta: el imperativo de vivir.

¿Qué conclusiones podemos sacar de todo esto? Que mientras más compleja sea nuestra memoria, seremos individuos más libres. En efecto, si la memoria contiene imágenes de acciones pasadas que, por su semejanza con nuestras percepciones presentes, nos ayudar a «aclarar y dirigir» nuestras acciones presentes, está claro que mientras más caminos virtuales nos muestre la memoria, menos dependientes seremos de la inmediatez de nuestra reacción.

En otras palabras, tendremos más libertad de acción pues tendremos más opciones a elegir. Es natural, pues, que alguien en su madurez sea más libre que un niño: éste está a merced de los encuentros y poco sabe sobre cómo reaccionar ante diversas situaciones; aquél, que cuenta con más experiencia y, por ende, con una memoria más grande y compleja, tiene más caminos virtuales para elegir y por lo tanto mayor libertad de decisión.

También te puede interesar:

¡Desarrolla tu legítima rareza! Georges Canguilhem y la anomalía como signo de salud

Georges Canguilhem y la normatividad vital

¿Por qué la ciencia necesita de la especulación filosófica?

2 thoughts on “Henri Bergson, lo virtual y la libertad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.