Evocar buenos recuerdos mejora nuestro estado de ánimo

Recordar recuerdos positivos puede ayudarnos a sentirnos mejor con nosotros mismos. Los recuerdos positivos son importantes para nuestro bienestar porque nos ayudan a sentirnos mejor cuando estamos deprimidos y nos ayudan a encontrar soluciones a los problemas. Y si recordamos los buenos momentos con nuestros amigos, ¡también la amistad se fortalece! Revivir recuerdos positivos es útil para las personas que encuentran más difícil sentirse bien consigo mismos debido, tal vez, a la baja autoestima o los sentimientos de depresión. Aplicar eso en la vida cotidiana facilita las cosas y te ayuda a lidiar con los contratiempos.

Comparar recuerdos

Entonces, ¿cómo pueden tus recuerdos hacerte feliz? ¿Qué funciona y qué no? Para responder a estas preguntas, los investigadores compararon la evocación de recuerdos positivos con el de recuerdos neutrales. Lo que descubrieron es que cuanto más positivos y vívidos son los recuerdos, más actividad cerebral se estimula. Esa actividad ocurre específicamente en las áreas del cerebro asociadas con la memoria y el sentimiento: la amígdala, el hipocampo y la ínsula.

Al revivir estos recuerdos positivos, las secciones del cerebro que se iluminan son diferentes a las que se iluminan al revivir recuerdos neutros. Con estos últimos, son las áreas racionales las que reaccionan, por lo que es como si se estuviera mirando la situación desde cierta distancia. Con los recuerdos positivos, en cambio, es como si sintiéramos que otra vez estamos en medio de ese momento agradable.

También te podría interesar:

¿Por qué hemos estado ODIANDO a «los JÓVENES DE HOY EN DÍA» por miles de años?

¿Es el RELATIVISMO MORAL realmente un problema? La investigación psicológica sugiere que no

¿Por qué la ciencia necesita de la especulación filosófica?

¿Qué te hace sentir bien?

A Van Schie se le ocurrió la idea porque quería ayudar a las personas con trastornos límite de la personalidad a mejorar su autoimagen con la evocación recuerdos positivos. Una pregunta que hizo fue: «¿Qué te hace sentir bien?». Cuando Van Schie se dio cuenta de que en realidad no sabemos mucho sobre el tema, decidió comenzar estudiando a las personas sanas para ver si revivir recuerdos positivos se asocia con un mejor estado de ánimo. Se preguntó cómo se vería el cerebro de las personas que están reviviendo un recuerdo.

Personas diagnosticadas con trastorno límite de la personalidad.

Según Van Schie: «El efecto de evocar esos recuerdos positivos puede ser muy diferente en las personas que han sido diagnosticadas con un trastorno límite de la personalidad. Resulta que sus recuerdos tienen mucha menos intensidad que los de las personas sin ese diagnóstico. Eso significa que tienen un punto de partida diferente, así como una actividad diferente en otras áreas del cerebro”. A Van Schie le gustaría poder vincular los resultados a la vida real, esto es, capacitar a las personas para recordar esos recuerdos positivos y medir los efectos a largo plazo: «Ya arrojó algunos buenos resultados a corto plazo», afirma.

Fuente: «When I relive a positive me: Vivid autobiographical memories facilitate autonoetic brain activation and enhance mood»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.